E Blog de Logopedia

Gabinete de Logopedia en Valladolid

La importancia de cuidar nuestra voz.

22 junio 2020 | en Fonema., Logopedia

La voz, según la RAE, es «el sonido producido por el ser humano o los animales cuando el aire es expulsado a través de la laringe y hace que vibren las cuerdas vocales». Podríamos decir que es una afirmación correcta, pero la voz conlleva muchos mas rasgos. Os dejamos información sobre ello, y unas pautas para cuidarla.

Tal y como hemos nombrado anteriormente, la voz es el sonido que emitimos cuando queremos comunicarnos, ya sea con palabras o con otros naturales del ser humano, como la risa, el llanto, el grito, etc. La voz juega un papel necesario en las personas, más de lo que parece. Por eso, cuando padecemos alguna alteración que conlleva un cambio en su volumen o timbre, incluso llegar a perderla completamente. Hasta que no se produce un cambio en nuestra voz, no nos damos cuenta de su importancia.

La voz está preparada para acatar diferentes cualidades acústicas, las cuales son:

  • El timbre, determinado por los armónicos (componentes de una onda sonora para diferenciar sonidos) y los formantes (características de los armónicos producidos por la resonancia). Se caracteriza por cómo describimos una voz (opaca, brillante, metálica, etc).
  • La intensidad o volumen, que es la potencia con la que pasa el aire por la laringe, haciendo que vibren las cuerdas vocales, dividiendola según el uso de la voz (susurrada, conversacional, proyectada y grito).
  • El tono, o altura, es la elevación de la voz producido por las vibraciones de las cuerdas vocales. Es lo que nos permite diferenciar entre graves y agudos.
  • El ritmo es un aspecto del habla, sobre la musicalidad con la que hablamos. es una cadencia particular de la locución que la hace armónica.

La voz se produce gracias a la anatomía de la laringe. Este órgano, situado entre la tráquea y la faringe, revestido por membranas, cartílagos y músculos, realiza varias funciones, además de producir la voz, pues también impide el paso de alimentos y líquidos a los pulmones, gracias a la epiglotis, y es el conducto por el que pasa el aire hasta los pulmones. Para que se produzca sonido, el aire debe hacer vibrar las cuerdas vocales, situadas en la glotis. Os dejamos este vídeo donde se explica de manera detallada el funcionamiento de las cuerdas vocales https://www.youtube.com/watch?v=IdDFkkxUTJ0

Toda la laringe, en su conjunto, es importante, puesto que cuando se produce una alteración en la voz se debe estudiar detenidamente, por medio de una exhaustiva valoración por parte del otorrinolaringólogo y del logopeda, para observar si se presenta un problema a nivel anatómico y/o fisiológico, o esa alteración puede ser producida por un motivo emocional (estrés, depresión, etc). Las personas que más suelen presentar dificultades en la voz son aquellas que la usan de herramienta de trabajo como profesores, teleoperadores, cantantes, locutores, etc. pero que puede producirse en cualquier persona que no tenga adquirido unos hábitos sanos, o su estado emocional afecte la voz.

Una de las pruebas que suelen realizarse para observar el interior de la laringe, es la laringoscopia con luz estroboscópica, con la cual se observa si existe alguna alteración anatómica, y así derivar al logopeda para su rehabilitación o, en casos más graves, realizar una cirugía.

Cuando se produce una alteración, se pueden clasificar según presentan o no una alteración anatómica y/o funcional, o por problemas emocionales. Podemos tener una disfonía (disminución/pérdida de una de las cualidades acústicas de la voz) producido por un uso inadecuado de la voz, sea por esfuerzo (hipercinética) o por baja función (hipocinética). Algunos de los síntomas que pueden presentarse son:

  • Dolor al hablar, al tragar.
  • Pérdida de la voz a lo largo del día, llegando a una afonia total al final.
  • Ronquera, voz oscura, pérdida de armónicos.
  • Su voz no es la que tenía anteriormente.
  • Sensación de ahogo o falta de aire al hablar.
  • Voz apagada, aireada, «doble voz».
  • Inflamación de la laringe de manera repetida.
  • Tos continua, carraspeo.
  • Aparición de sangre en la saliva (en casos muy graves)

Para evitar alteraciones de este tipo, lo más imprescindible, es acudir a un profesional de la ORL para determinar las causas, y realizar un tratamiento de voz con un logopeda cualificado. En Fonema, contamos con profesionales especializados en este campo, que ayudarán a la persona a mejorar su voz.

Os dejamos esta infografía, con unas pautas de buenos hábitos para su cuidado.

¿Te llamamos?
la primera consulta es gratuita

Déjanos tus datos para ponernos en contacto contigo y resolver tus dudas

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar