E Blog de Logopedia

Gabinete de Logopedia en Valladolid

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (T.D.A.H.): que es y en que afecta.

6 julio 2020 | en Fonema., Logopedia, Psicología, Terapia Ocupacional

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a un 5% de la población infantil. Este trastorno presenta unos síntomas muy característicos, que reflejan una actitud llamativa en estos niños, e interfiriendo a nivel escolar, familiar y personal.

Muchas veces hemos oído eso de «este niño no para, es un terremoto… No presta atención, está en las nubes… Se enrrabieta mucho, en el colegio va muy retrasado…» y multitud de frases que conlleva a «etiquetar» a estos niños como incontrolables e hiperactivos. Muchas personas incluso dudan de que esta alteración exista, y sólo se trata de niños con falta de disciplina. Pero gracias a los avances de la ciencia, el TDAH se ha demostrado cientificamente a través de evaluaciones y pruebas de estudio por parte de diferentes profesionales. Pero el nombre de hiperactividad conlleva algo más. El TDAH fue nombrado por primera vez en 1798 por el médico Alexander Crichton. Tras él, numerosos profesionales de la medicina, la psiquiatría y la neurología, han ido investigando y recopilando nuevos datos sobre esta alteración.

El Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo de caracter neurobiológico, que aparece en la infancia, e implica tres grandes rasgos: déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad, presentándose con distinta intensidad, y frecuentemente asociado a otras alteraciones comórbidos.

Se calcula que en el mundo existe una prevalencia del 5% en niños en edad escolar, y en España un 6,8%, siendo más frecuente en niños. ( https://www.fundacioncadah.org/web/categoria/tdah-que-es-el-tdah.html )

El DSM es el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder(manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales), es una publicación realizada por la  Asociación Americana de Psiquiatría, que sirve de referencia/guía para gran parte de los profesionales sanitarios en el diagnóstico de trastornos mentales. Su última actualización ha sido en mayo de 2013, aportando las siguientes características:

A- Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por (1) y/o (2):

1. Inatención

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

  • a. Con frecuencia falla en prestar la debida atención a los detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (por ejemplo, se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión).
  • b. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (por ejemplo, tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o lectura prolongada).
  • c. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla directamente (por ejemplo, parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).
  • d. Con frecuencia  no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (por ejemplo, inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad).
  • e. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades (por ejemplo, dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).
  • f.  Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (por ejemplo tareas escolares o quehaceres domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos).
  • g. Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o actividades (por ejemplo, materiales escolares, lápices, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles de trabajo, gafas, móvil).
  • h. Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos (para adolescentes mayores y adultos, puede incluir pensamientos no relacionados).
  • i. Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (por ejemplo, hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas).

2. Hiperactividad e Impulsividad

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

  • a. Con frecuencia juguetea o golpea con las manos o los pies o se retuerce en el asiento.
  • b. Con frecuencia se levanta en situaciones en que se espera que permanezca sentado (por ejemplo, se levanta en clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, en situaciones que requieren mantenerse en su lugar.
  • c. Con frecuencia corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado. (Nota: En adolescentes o adultos, puede limitarse a estar inquieto.).
  • d. Con frecuencia es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente en actividades recreativas.
  • e. Con frecuencia está “ocupado”, actuando como si “lo impulsara un motor” (por ejemplo, es incapaz de estar o se siente incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado, como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos).
  • f. Con frecuencia habla excesivamente.
  • g. Con frecuencia responde inesperadamente o antes de que se haya concluido una pregunta (por ejemplo, termina las frases de otros; no respeta el turno de conversación).
  • h. Con frecuencia le es difícil esperar su turno (por ejemplo, mientras espera una cola).
  • i. Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye con otros (por ejemplo, se mete en las conversaciones, juegos o actividades; puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos, puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen los otros).

B- Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban presentes antes de los 12 años.

C. Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están presentes en dos o más contextos (por ejemplo, en casa, en el colegio o el trabajo; con los amigos o familiares; en otras actividades).

D. Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos.

E. Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias).

En función de los resultados se podrán clasificar las siguientes presentaciones:

  • Presentación combinada: Si se cumplen el Criterio A1 (inatención) y el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.
  • Presentación predominante con falta de atención: Si se cumple el Criterio A1 pero no se cumple el criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.
  • Presentación predominante hiperactiva/impulsiva: Si se cumple el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) y no se cumple el Criterio A1 (inatención) durante los últimos 6 meses.

Para poder realizar un correcto diagnóstico, es necesario contar con varios profesionales y diferentes pruebas de evaluación, descartando otras posibles alteraciones.

Además, es importante que, una vez se realice y verifique el diagnóstico, se debe realizar un tratamiento multidisciplinar, en el que en Fonema contamos con varios profesionales para trabajar el TDAH ( https://www.logopediafonema.com/tratamientos/ ), que conlleva:

  • Tratamiento psicológico, para trabajar diferentes aspectos, como pautas de conducta, regulación de las emociones, etc.
  • Tratamiento de terapia ocupacional, muchas veces necesario para regular la integración sensorial, además de ayudarle en otras actividades de la autonomía personal
  • Tratamiento logopédico, puesto que en su mayoría presentan trastornos del aprendizaje, del lenguaje y del habla.
  • Otros profesionales afines: psiquiátrico, neurológico, pedagógico…
  • Necesidad de realizar un cambio en el curriculum escolar.

Es muy importante que en esta alteración se realice un trabajo interdisciplinar para mejorar todas las dificultades que pueda presentar en su evolución. Os dejamos otra página web donde tenéis más información http://www.tdahytu.es/

¿Te llamamos?
la primera consulta es gratuita

Déjanos tus datos para ponernos en contacto contigo y resolver tus dudas

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar