E Blog de Logopedia

Gabinete de Logopedia en Valladolid

El niño prematuro. Qué consecuencias puede tener y cómo podemos ayudar.

28 junio 2021 | en Fonema.

El nacimiento de un nuevo miembro en la familia es un motivo de alegría. Pero cuando llega el momento del nacimiento, puede ocurrir que se adelante y se presente una prematuridad. En esta entrada explicaremos que ocurre cuando un niño nace de manera prematura y qué necesidades se pueden presentar.

Desde hace varios años, las personas conocen algún caso de niño prematuro en su familia o allegados. Ello nos lleva a pensar en niños muy pequeños, introducidos en incubadoras, con muchos cables a su alrededor. Nada más lejos de la realidad, y dependiendo del momento del nacimiento, estos recién nacidos necesitan una intervención desde ese momento para terminar el desarrollo embrionario que no ha podido surtir en la madre.

Cuando hablamos de un niño prematuro, nos referimos al nacimiento de un bebe con menos de 37 semanas de gestación (el embarazo final consta de 40 semanas). Se ha estimado que existe un 10% de nacimientos afectados por la prematuridad. Pero dentro de ello, existe una clasificación según el momento del nacimiento:

  • Recién nacido pretérmino o prematuro.  El niño que nace antes de la 37ª semana de gestación.
  • Prematuro tardío. Los niños que nacen entre 34ª y la 37ª semana de gestación.
  • Gran prematuro o muy prematuro. Los niños que nacen antes de la 32ª semana de edad gestacional.
  • Prematuro extremo. Los niños que nacen antes de la 28ª semana de edad gestacional.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el número de nacimientos prematuros ha aumentado, estimándose unos 15 millones de nacimientos por año. Existen varios motivos por los que los casos han aumentado en países desarrollados, siendo estos el aumento de la edad en las madres, las técnicas de reproducción asistida, y las condiciones laborales y situaciones de estrés.

Los niños con nacimiento prematuro, presentan diferentes dificultades en el momento del nacimiento, siendo los más habituales:

  • Problemas respiratorios, puesto que el surfactante de los pulmones es lo más tardío en formarse, dando dificultades en la respiración. A veces, empiezan a respirar de forma autónoma, pero se agotan y presentan apneas, con lo que es necesario integrarlos en la UCI neonatal.
  • Alimentación, al presentar dificultades en los reflejos de succión y deglución, necesitando ayuda.
  • Infecciones, por su sistema inmunitario que se encuentra más bajo.
  • Ojos, pueden verse dañados por un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina.
  • Otros como retraso en el desarrollo madurativo del sistema nervioso, cognitivo y sensorial.

En el momento del nacimiento de un niño prematuro, se ingresa en la unidad de ICU neonatal, donde el equipo de medicina y enfermería, contando en ocasiones con profesionales de la logopedia y la terapia ocupacional, actúan realizando un tratamiento exhaustivo sobre las dificultades que pueda presentar en su desarrollo, ya sean a nivel neurológico, sensorial y de inmadurez. Además, muchas veces es necesario integrar en el equipo al profesional de la psicología para ayudar a los padres en este periodo, puesto que la idealización del nacimiento perfecto se ve truncado. En estos momentos, el nivel de mortalidad en niños prematuros se ha visto reducido gracias a la supervisión de estos profesionales y el avance de la medicina.

Tras el alta hospitalaria, el niño deberá continuar con un seguimiento a lo largo de su vida, puesto que pueden existir secuelas a lo largo de su vida. Dependiendo del momento del nacimiento y de su desarrollo embrionario, los niños pueden presentar dificultades respiratorias transitorias o crónicas, además de problemas digestivos, infecciones, problemas sensoriales, auditivos y/o visuales, retraso en el desarrollo motor y/o cognitivo, etc.

Gracias al avance en la medicina, las defunciones en niños prematuros ha descendido considerablemente, pero no se debe olvidar las dificultades que puedan surgir a lo largo del tiempo por este nacimiento pretérmino. Gracias a las terapias y el cuidado constante, los niños pueden llevar una vida totalmente normalizada.

¿Te llamamos?
la primera consulta es gratuita

Déjanos tus datos para ponernos en contacto contigo y resolver tus dudas

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar